Noticias y Novedades
Conclusiones de la Comisión Ballenera Internacional

ICB, 22 de setiembre de 2014 - Entre el 15 al 18 de setiembre se realizó la Asamblea Bianual Plenaria de la Comisión Ballenera Internacional en la ciudad de Portoroz, Eslovenia. Una moratoria debilitada por el otorgamiento de una cuota de cacería de subsistencia aborigen a Groenlandia con altos cuestionamientos por su componente comercial, un Santuario que aún espera su aprobación, a pesar del logro histórico de 69 % de votos positivos y el potencial retorno de Japón con nuevo programa de cacería científico fue el saldo negativo que esta reunión dejo para las ballenas. La diferencias de intereses entre los bloques de países ha constituido la barrera más importante para poder permitir una plena defensa de los derechos al uso no letal y la conservación de las ballenas, agravada por una Unión Europea que tambalea tentada por intereses económicos en el Ártico.

Esta Reunión contó con la presencia de 60 delegaciones de los países miembros de este foro internacional, siendo la primera que se realiza con frecuencia bianual. El reciente Fallo de la Corte Internacional de Justicia por la demanda que efectuó Australia, acompañada por Nueva Zelanda a Japón aportó un importante grado de tensión a los debates y decisiones que se tomaron en Portoroz. Japón anuncio que tras el fin del Programa JARPA II ya está desarrollando un nuevo Programa de investigación para iniciarse en el verano del 2015. El dictamen representó una oportunidad única para liberar al Hemisferio Sur de toda operación de caza de ballenas, pero lamentablemente esto no pudo lograrse ya que la única propuesta de resolución que fue presentada y aprobada por mayoría sobre este tema fue la de Nueva Zelanda. Si bien el fallo es solo vinculante para las partes intervinientes, esta resolución incluye los textos del dictamen para que sean tenidos en cuenta por la CBI para el otorgamiento de nuevos permisos especiales de cacería científica. De este modo se genera un marco en la CBI para poner límites a los programas de caza científica instruyendo al Comité Científico a revisar todas las solicitudes que se presenten en el futuro teniendo en cuenta las recomendaciones de la Corte Internacional.

Si bien muchos de los países que dieron el voto positivo a esta resolución, entre los cuales se encuentra Argentina, dejaron expresado que rechazan la caza científica de ballenas, defienden la moratoria y el respeto integral de los santuarios viendo en esta resolución una herramienta para poner límites considerando los aspectos técnicos del fallo a los programas bajos permisos especiales. Roxana Schteinbarg, coordinadora del ICB, expresó en referencia a esta resolución: “Nos preocupa seriamente lo que no deja expresado explícitamente esta resolución, ya que estaría legitimando en cierto modo los programas de investigación letal de Japón y nada les impediría seguir cazando en el Santuario del Océano Austral. Los Santuarios establecidos por la CBI deben respetarse sino para que son creados? Esta situación es la que llevo a países como Chile, Colombia, Costa Rica y República Dominicana a no apoyarla. Por otra parte encomendar la revisión de los futuros programas que se presenten al Comité Científico es algo que no nos deja tranquilos ya que la mayoría de los investigadores que participan pertenecen a países balleneros. Es fundamental que los países latinoamericanos se aseguren tener sus delegaciones científicas presentes y promover la participación de investigadores de la región para inclinar la balanza de este Comité hacia la Conservación”. 

Sentencia de muerte para las ballenas de Groenlandia

No es sorpresa que recurrentemente Japón intente eliminar la moratoria a la caza comercial pero que sea esto favorecido por los países que integran la Unión Europea es lo que generó gran desconcierto y una denuncia por parte de 15 organizaciones de la sociedad civil, incluyendo al  Instituto de Conservación de Ballenas. La Unión Europea que en el 2012 voto negativamente a la propuesta presentada por Dinamarca para otorgarle una caza de cuota aborigen a Groenlandia, en esta reunión le dio el voto positivo a esa cuota a pesar de los altos cuestionamientos existentes por el componente comercial que tienen esas capturas y con el agravante que a pesar de no contar con una cuota aprobada continuaron unilateralmente las capturas durante el 2013.

El Grupo Buenos Aires, integrado por los países del bloque conservacionista de países latinoamericanos y del Caribe miembros de la CBI se manifestaron nuevamente en rechazo de esta cuota y Argentina enfáticamente solicito una y otra vez que la CBI considere infracciones a todas las capturas realizadas por Groenlandia por el periodo 2013 y 2014. Los intereses balleneros de la Presidente de la CBI, Comisionada de antigua y Barbuda alego que el hecho que la CBI en el 2012 no le haya aprobado la cuota a Groenlandia no significa que su cuota sea de cero ballenas y que ha sido un error de procedimientos.

Todo esto traducido en la vida de las ballenas, ha significado que más de 200 ballenas han sido cazadas ilegalmente durante el 2013 y otras 210 de las especies fin, minke, de Groenlandia y jorobada morirán anualmente por los próximos cuatro años, con el supuesto fin de asegurar las necesidades nutricionales de las comunidades aborígenes de Groenlandia. Además es fundamental considerar que las 10 ballenas jorobadas incluidas en la cuota anual pertenecen a una población que migran desde los mares del norte a las cálidas aguas de Republica Dominicana , donde sustentan el desarrollo de una industria de turismo de avistaje que es fundamental las comunidades costeras de países en desarrollo.

La organización Whale and Dolphin Conservation acaba de presentar un nuevo informe que presenta evidencias de como carne obtenida a través de esta cuota es  comercializada en restaurantes, hoteles y cruceros de turismo, a pesar que los productos obtenidos deben destinarse para el consumo de las comunidades locales. Incluso un reciente estudio evidencia la comercialización de especies protegidas de este tipo de capturas como la ballena azul y cachalote. Esto demuestra que todos los países que apoyaron el otorgamiento de esta nueva cuota son cómplices de violar la moratoria a la caza comercial de ballenas. “Sin ninguna dudas los intereses económicos de muchos países en las aguas groenlandesas por su riqueza en reservas de hidrocarburos  ha sido más fuerte que los intereses por la conservación y eso es lamentable, ya que además de atentar contra la moratoria perjudica gravemente la credibilidad en las decisiones que toma esta Comisión, asegura Roxana Schteinbarg, desde Portoroz.

Las ballenas tendrán que continuar esperando por un nuevo Santuario

Desde hace 13 años Argentina, Brasil y Sudáfrica vienen presentando la propuesta para establecer un Santuario para Ballenas en el Océano Atlántico Sur. Esta propuesta se ha ido fortaleciendo en el transcurso de los años   con el apoyo de los estados rango. Uruguay se sumó como co patrocinante en el 2012 y este año lo ha hecho Ghana. Miguel Bottazzi, operador de avistaje de Chubut e integrante de la delegación del Instituto de Conservación de Ballenas  en nombre de las organizaciones de la sociedad civil latinoamericana efectuó una presentación ante la plenaria. Entre los puntos más destacados expresó: ”Este Santuario más allá de ser un área de exclusión de caza, ofrece un marco para la cooperación internacional en temas de gran interés regional, como la investigación científica no-letal y el  avistaje de ballenas de alta calidad. Su aprobación mostraría la evolución positiva de este foro, incorporando el respeto de los derechos de una región y sus comunidades que en el presente se benefician por la presencia de las ballenas. El desarrollo de estas comunidades basado en el uso no extractivo y no letal de las ballenas a partir del avistaje de ballenas ha permitido fortalecer las economías regionales. Este Santuario responde exclusivamente a respetar los derechos de una región y sus pueblos, que en el presente se benefician por la presencia de las ballenas”.

“Es fundamental contar con las voz de los operadores de avistaje entre foro internacional y por eso nos sentimos orgullosos en el ICB por haber contado este año con la participación de Miguel Bottazi en nuestra delegación a fin de defender el uso no letal de las ballenas y demostrar como muchísimas comunidades costeras se benefician económicamente a través de la presencia de las ballenas en sus costas”, expresa Roxana Schteinbarg.

La propuesta del Santuario fue fortalecida científicamente para presentarla en esta ocasión. El ICB ha contribuido aportando información generada por el Programa de Investigación de Ballena Franca Austral. A pesar de cumplir con todos los requerimientos de la Comisión, el bloqueo de los países balleneros y sus aliados no permitió lograr el 75 % de los votos que se necesitaban para su aprobación, a pesar de ello se destaca el record histórico de votos a favor que represento el 69 %. Lamentablemente muchos países de África mantuvieron su voto negativo a pesar de haber sido firmantes como países miembros de la Zona de Paz y Cooperación del Atlántico Sur, (ZOPACAS) de una declaración como resultante de la VII Reunión Ministerial de realizada en Montevideo en enero del 2013 en apoyo a la creación en  el ámbito de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), la propuesta de establecer el Santuario de Ballenas del Atlántico Sur.

De haberse logrado su aprobación se hubiese logrado dar protección al menos 54 especies que habitan en las aguas del Santuario propuesto, que representan más del 60 % de la diversidad mundial de cetáceos, siete de las cuales son especies altamente migratorias, complementando la protección que ya tienen en el Santuario del Océano Austral.

Fracasa el intento de Japón por crear una nueva categoría de cacería

Japón no solo insiste en continuar con sus programas de cacería científica sino que una vez más presento en esta CBI una propuesta para obtener una cuota anual de 17 ballenas minke del Mar de Okhotsk. Esta propuesta ya ha sido presentada en diversas ocasiones y siempre fue rechazada debido a que constituye una violación a la moratoria a la caza comercial existente.  Entre sus los argumentos que presenta Japón para volver a presentar esta solicitud es que la moratoria no impide que un país cace ballenas con fines comerciales, ya que la definición de comercial fue asignada no para prohibir el comercio sino para diferenciarla de la cacería bajo permisos especiales o de cacería de subsistencia aborigen pero que ese término no impediría la comercialización.

Islandia altamente criticada

Islandia quien reingreso a la CBI en el 2002 con objeción a la moratoria, ha sido altamente criticada por emitir cuotas de captura  de ballenas de aleta y minke. A través de una demarche diplomática de varios países solicitaron a este país que respete la moratoria a la caza comercial abandonando sus capturas y el comercio que realiza con los productos. Argentina si bien no participo de esta protesta diplomáticamente enfáticamente se pronunció en la plenaria haciendo un llamamiento a ese país a respetar la moratoria.
Avances en la Conservación

La participación activa de los países que apoyan la conservación también ha generado importantes avances para que la Comisión Ballenera Internacional aborde temas de gran importancia que indican el camino hacia donde este foro se tiene que dirigir. Mientas Japón y sus aliados dicen que hay que volver al objetivo original por la cual fue creada la CBI es decir al ordenamiento y manejo de las poblaciones de ballenas, otros países entienden que los esfuerzos se deben concentrar en trabajar en forma aunada en mitigar las amenazas que enfrentan las ballenas. Es ahí donde el Comité de Conservación toma un rol protagónico y en esta CBI se acordó que se avance en analizar la factibilidad que se pueda reunir todos los años al igual que el Comité Científico. Avistaje de Ballenas, Planes para reducir las colisiones de cetáceos con embarcaciones y enmallamientos, basura marina, planes de manejo de la conservación son los temas que ocupan la abultada agenda de este Comité.

Una propuesta que fue liderada por Chile y fuera aprobada por consenso también pone en evidencia la necesidad de ir adecuando a esta Comisión para ir dando más espacio a la conservación. A través de la misma se mejorará la forma de trabajo del Comité Científico de la CBI, actualizando sus reglas de procedimiento y consolidará un marco de trabajo para fortalecer el apoyo de dicho comité en temas de conservación de todas las especies de cetáceos. La adopción de la propuesta también permitirá balancear la forma cómo se destinan los fondos para investigación que realiza el comité científico de la CBI. Esto porque a pesar que sólo una minoría de países caza ballenas, los fondos asignados para conservación – como enmallamientos en redes, colisiones con embarcaciones, etc. – continúan siendo muy inferiores a los destinados a investigaciones de caza de ballenas, con menos de un 10% del total de presupuesto. Adicionalmente la resolución consolidó el mandato del sub-comité de pequeños cetáceos sobre especies como los delfines, marsopas y otros, lo que fortalecerá su labor para abordar las crecientes amenazas que enfrentan.

Importantes mejoras en la transparencia y participación de la sociedad civil en la CBI

Chile, con el apoyo del  Grupo Buenos Aires, logro la aprobación por consenso de una propuesta que  modifica los  mecanismos de participación ciudadana en la CBI a los estándares aplicados en otros foros internacionales. La resolución promueve el principio 10 de la Declaración de Río sobre participación de la sociedad civil. Hasta la adopción de la resolución de participación ciudadana, la CBI se caracterizó por contar con uno de los mecanismos más anacrónicos y restrictivos para los observadores acreditados, quienes por décadas ni siquiera tuvieron derecho a hablar ante la Comisión con el fin de aportar información a los procesos de decisión de este organismo internacional. En 2008 se iniciaron los primeros pasos para que pudieran dirigirse oralmente a la CBI, pero de manera muy restrictiva y a criterio del presidente de turno. Elsa Cabrera, del Centro Conservación Cetácea que ha promovido esta propuesta expresó: “Ahora los observadores acreditados contamos con los mismos mecanismos de participación que en otros acuerdos multilaterales bajo un régimen definido que no sólo reconoce nuestro derecho ha realizar intervenciones orales en todos los puntos de la agenda, sino que también podremos presentar documentos de manera oficial y asistir a las reuniones de comités que antes operaban a puerta cerrada, como el comité de administración y finanzas.”

Desde el ICB, felicitamos a la delegación de Argentina por su excelente desempeño en defensa de la moratoria a la caza comercial de ballenas y el uso no letal de las ballenas. Asimismo ha efectuado importantes aportes en temas de conservación, sobre todo en el Plan de manejo de la Conservación de la Ballena Franca Austral que con el apoyo de la Comisión Ballenera Internacional permitirá avanzar en acciones concretas para encontrar respuestas a la mortandad de ballenas y a encontrar soluciones a la problemática de ataque de gaviotas a las ballenas, entre otros temas prioritarios.

Se puede difundir citando la fuente. © Instituto de Conservación de Ballenas


 Anterior - Siguiente   

Esta Reunión contó con la presencia de 60 delegaciones de los países miembros de este foro internacional, siendo la primera que se realiza con frecuencia bianual. El reciente Fallo de la Corte Internacional de Justicia por la demanda que efectuó Australia, acompañada por Nueva Zelanda a Japón aportó un importante grado de tensión a los debates y decisiones que se tomaron en Portoroz.
Miguel Bottazzi, operador de avistaje de Chubut e integrante de la delegación del Instituto de Conservación de Ballenas en nombre de las organizaciones de la sociedad civil latinoamericana efectuó una presentación ante la plenaria. Entre los puntos más destacados expresó: ”Este Santuario más allá de ser un área de exclusión de caza, ofrece un marco para la cooperación internacional en temas de gran interés regional, como la investigación científica no-letal y el avistaje de ballenas de alta calidad.