Noticias y Novedades
Río Santa Cruz libre de represas

ICB, 16 de mayo de 2017 - El ICB se suma al pedido de coalición de ONGS que buscan salvar al río Santa Cruz. La campaña exige al Presidente Mauricio Macri que detenga la construcción de dos mega represas del complejo hidroeléctrico Kirchner-Cepernic.

El Río Santa Cruz es el último río glaciario que corre libremente entre la Cordillera y el Atlántico en la Patagonia Argentina. Sus nacientes están en el Parque Nacional Los Glaciares, y su desembocadura está muy próxima al Parque Nacional Monte León que protege el ecosistema costero-marino. Son dos áreas de belleza natural y de importancia ambiental únicas e irreemplazables para todos los argentinos y para el patrimonio de la humanidad.

La construcción de dos mega-represas en el curso de este río será la muerte para este ambiente natural. Las represas para generar energía hoy están siendo dejadas atrás en muchos países, y las que ya existen están siendo demolidas poco a poco por sus terribles impactos ambientales y sociales. En el Pacífico Norte, las orcas se han visto severamente afectadas por la reducción de su alimento principal, los salmones, cuyo hábitat fue gravemente dañado por las represas construidas en los ríos donde se reproducen. Las poblaciones de delfines de río, como en el Amazones y el Ganges, han sido fragmentadas por las represas que cortan sus movimientos en estos cursos de agua.

Una característica esencial del ecosistema de un río es el flujo de materia y energía a lo largo de su recorrido. Pensemos en nuestro propio cuerpo: la sangre, la energía, el oxígeno, los nutrientes fluyen para mantenerlo sano. Las represas en un río equivalen a atarnos sogas ajustadas en nuestro cuello, cintura, piernas y brazos. Esas sogas impedirían ese flujo vital en nuestro cuerpo, nos debilitarían poco a poco y dejaríamos de ser lo que somos, hasta llegar eventualmente a sufrir una muerte horrible.

Construir dos mega-represas en el Río Santa es condenarlo a una muerte lenta y horrible. Con la muerte del río, morirán también las aves, los peces y la vegetación a lo largo de su curso. En el mar, su estuario de debilitará hasta enfermarse, afectando todo el ecosistema marino-costero, incluyendo el hábitat de ballenas y delfines.

Desde el ICB, te invitamos a sumarte a la campaña #RíoSantaCruzLibre para pedirle al Presidente de la Argentina Mauricio Macri que detenga la construcción de represas y evitar dañar al Río Santa Cruz y toda su biodiversidad. Ingresa a  www.riosantacruzlibre.org para informarte y sumar tu voz.

 ©Instituto de Conservación de Ballenas. Se puede reproducir citando la fuente.

Anterior Siguiente