Noticias y Novedades
Murió Ballena Jorobada varada en Mar del Plata

ICB, 9 de abril de 2018 - El sábado por la tarde un juvenil de ballena jorobada de aproximadamente 10 metros de largo fue encontrado varado vivo en la playa de Punta Mogotes (Mar Del Plata). Desde entonces se montó un operativo para intentar devolverlo al mar. Hasta hoy lunes a la tarde, todas las maniobras realizadas no fueron exitosas y el animal finalmente murió. 

El sábado por la tarde un juvenil de ballena jorobada de aproximadamente 10 metros de largo fue encontrado varado vivo en la playa de Punta Mogotes (Mar Del Plata). Desde entonces se montó un operativo para intentar devolverlo al mar. Hasta hoy lunes a la tarde, todas las maniobras realizadas no fueron exitosas y el animal finalmente murió. Se encuentran interviniendo Prefectura Naval Argentina, personal de Fauna Silvestre, Defensa Civil y especialistas de instituciones locales, quienes informaron que la ballena presentaba un cuadro infeccioso, anémico y lesiones.

“Es muy doloroso ver un animal vivo de estas características fuera de su hábitat natural, y surge el impulso en muchas personas de devolverlo al mar. Sin embargo, si varó por un problema de salud como parece indicar el diagnóstico, es muy probable que aunque hubiera sido devuelto al mar habría muerto de todas maneras. En las imágenes se evidencia el contorno de su columna vertebral, lo que sugiere que se encontraba bastante delgado, tal vez desnutrido”. expresó Mariano Sironi, Director Científico del Instituto de Conservación de Ballenas (ICB).

“En muchos casos de ballenas jorobadas que han varado vivas, tras realizar maniobras para regresarlas al mar se las ha encontrado muertas en los días posteriores”, resaltó Roxana Schteinbarg, del área de conservación del ICB.  Un caso similar fue el de la ballena jorobada que varó en Mar del Tuyú en junio del 2016 que fue regresada al mar y al día siguiente fue encontrada sin vida.

Cuando los animales están en buen estado de salud y el varamiento se produce por accidente o por acciones humanas (por ejemplo, si arrastra sogas o redes), entonces la interevención es fundamental para tratar de rescatarlos. En estos casos cuando se dan las condiciones para flotar el animal regresa por sus propios medios al mar.

“Es inusual que las ballenas jorobadas naveguen cerca de la costa, como sí lo hacen las ballenas francas australes en la época de cría en Península Valdés. Es probable que el varamiento, sino fue por causas de heridas generadas por un enmallamiento o colisión, se haya producido por un problema del estado sanitario de este juvenil, que quizás haya estado enfermo o desnutrido”, explicó Mariano Sironi.

Es importante que las autoridades a cargo de monitorear y proteger la fauna silvestre habiliten los medios necesarios para que se realicen los estudios post-mortem que permitan identificar las causas de esta condición. También es fundamental contar con protocolos de atención urgentes de casos como éste, para contar con personal idóneo, preparado y con los medios necesarios para atender varamientos como éste a lo largo de las costas del país.

Sobre estas medidas podría avanzarse si se concretara la ansiada declaración de las aguas nacionales como Santuario de Mamíferos Marinos, que aun aguarda ser aprobada en el Senado de la Nación.

Más información acerca de por qué varan las ballenas

Existen numerosas hipótesis que intentan explicar las causas de los varamientos de ballenas barbadas. Entre las causas naturales, pueden mencionarse algunas como las infecciones parasitarias en el sistema nervioso y en el oído medio que alteran los sentidos de orientación de los cetáceos; infecciones virales o bacterianas que afectan la salud de toda una manada; huida de predadores. Otras causas naturales que podrían explicar los varamientos individuales, incluyen predación, desnutrición, y abandono de crías, en especial por madres primerizas.

¿Cómo podemos ayudar?

No hay mucho que podamos hacer cuando las muertes de cetáceos se producen por causas naturales. En toda población silvestre es normal que una cierta proporción de individuos, en particular las crías, muera cada año.

Cuando las grandes ballenas (como la ballena franca y la ballena jorobada que pesan entre 30.000 y 50.000 kg) varan vivas, su propio peso fuera del agua comprime sus órganos y puede ocasionar daños internos irreversibles. Estos daños, aunque no sean visibles externamente, en algunos casos pueden provocar la muerte del animal luego de retornar al mar, ya sea que retorne por sus propios medios o por haber sido rescatado de su varamiento con la intención de salvarlo. Casos de una ballena franca varada viva en Río Negro en 2016 y una ballena jorobada también varada viva en Buenos Aires trajeron gran alarma a la comunidad. Pero la gran mayoría de las veces, los varamientos pasan desapercibidos ante los ojos de la comunidad en general, y la población de ballenas, con su ciclo normal de nacimientos y muertes, sigue su curso natural sin llegar a las portadas de los diarios o a los programas de televisión.

Lamentablemente, muchos animales varados muestran signos de que la muerte se produjo por causas de origen humano. Entonces, sí podemos (y debemos) trabajar para disminuir el impacto de las actividades humanas sobre los mamíferos marinos. Existen amenazas que afectan el bienestar de las ballenas y la dinámica de sus poblaciones en todo el mundo. Muchos cetáceos mueren cada año como consecuencia de enmallamientos en redes de pesca o por colisiones con embarcaciones. El cambio climático está derritiendo el hielo antártico y puede ocasionar importantes reducciones en las poblaciones de krill y en consecuencia, en las de sus predadores, como las ballenas.

En nuestros estudios hemos detectado ballenas con heridas indicadoras de colisiones con hélices de lanchas y barcos, otras con sogas enredadas en sus bocas, e incluso una ballena franca juvenil con basura en su estómago. Por ello, todos podemos ayudar disminuyendo la cantidad de basura que eliminamos desde nuestros hogares, utilizando otros materiales que no sean plástico, reusando y reciclando al máximo.

¿Qué hacer en caso de encontrar un cetáceo varado vivo en la playa?

Si encontramos un cetáceo varado vivo en la playa o muy cerca de la orilla, lo más importante es inmediatamente buscar la ayuda de personal idóneo. En Argentina, llamar al 106 de Prefectura Naval o al 103 de Defensa Civil para que informen a los expertos. Otros teléfonos útiles son el de la Red de Fauna Costera de Chubut (0280-4482688) y la Coordinación de la Red de Rescate de la Provincia de Buenos Aires (0221-154 761 588). Tener en cuenta que al llamar es muy importante brindar información sobre el sitio del hallazgo del animal y sus características (identificar si es un delfín o una ballena, describir su color, estimar su tamaño, etc.).

La contribución más importante que podemos hacer es reportar inmediatamente el varamiento vivo para que la ayuda especializada llegue lo antes posible.

© Instituto de Conservación de Ballenas. Se puede reproducir citando la fuente. 


Anterior Siguiente 

Las maniobras realizadas para regresar al animal al mar no resultaron exitosas. Luego de casi tres días el juvenil falleció. Es fundamental realizar estudios que permitan conocer las causas por los cuales el animal terminó varando en las costas de Mar del Plata
La yubarta o gubarte (Megaptera novaeangliae), también llamada ballena jorobada. Se distribuye por todos los océanos y mares del mundo; normalmente migran hasta 25 000 km cada año.