Noticias y Novedades
El investigador del ICB, Luciano Valenzuela de regreso en Argentina

ICB news, 5/07/2013 - Compartimos la nota escrita por  Luciano Valenzuela, para  el Boletin Electrónico del ICB ( Lista Franca Nro 240), acerca de su regreso a la Argentina y sus planes de trabajo como investigador del Concejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

De Regreso - Por Luciano Valenzuela

Es con gran placer que escribo este artículo para nuestra Lista Franca. Hace un poco más de 10 años que partía hacia Estados Unidos, más específicamente hacia el Estado de Utah, para iniciar mi trabajo en pos de obtener el doctorado en biología trabajando con Ballenas francas. Estos 10 años fueron de mucho aprendizaje, tanto a nivel personal como para nuestro equipo científico.

Durante mi doctorado, pudimos estudiar la diversidad genética de la población de ballenas francas que visitan la Península Valdés, y vimos que su diversidad corresponde a una población saludable en comparación con las ballenas francas de hemisferio norte. También pudimos aprender, a través de una técnica llamada análisis de isótopos estables, que las ballenas usan más de un área de alimentación. Aparentemente estarían usando una región geográfica muy grande, con áreas de alimentación ciertamente hacia aguas polares pero también posiblemente con otras áreas ubicadas al norte o este de la Península Valdés. Además, y creo yo lo más importante de nuestra investigación, es que al combinar las técnicas genéticas y de isótopos, descubrimos que las madres enseñan a sus crías la ubicación de sus áreas de alimentación y esta información pasa de generación a generación, estableciéndose así líneas genéticas únicas en las áreas de alimentación que luego se mezclan en la Península Valdés. Esta transmisión cultural de información es muy importante de mantener si queremos tener una población de ballenas sanas.

Si bien el doctorado lo terminé en el año 2008, circunstancias laborales y de la vida hicieron que mi regreso a Argentina se diera solo hace un mes. Hoy estoy en mi nueva oficina en el Laboratorio de Ecología Evolutiva Humana que depende de la Facultad de Ciencias Sociales, de la Universidad del Centro de la Provincia de Buenos Aires, y que está ubicado en Quequén, Necochea. Desde mi ventana puedo ver el mar, y espero que pronto pueda empezar a ver ballenas, esas ballenas que van o vuelven de la Península Valdés.

Mi regreso se dio enmarcado en el programa “Raíces” del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, y me encuentro trabajando ya como investigador del Concejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).  En este laboratorio se realizan distinto tipo de investigaciones científicas, pero las dos áreas más importantes son Ecología Humana y Ecología Marina. Mi regreso se dio en el contexto de una idea de poder instalar un laboratorio de isótopos estables (técnica química muy amplia que permite el estudio de dietas, migración, fisiología tanto humana como animal, entre otras cosas) con los que yo he trabajado hace ya muchos años. Ahora estamos en la búsqueda de apoyo para la instalación del instrumental necesario, sin dudas llevará tiempo, pero sabemos de la necesidad que hay en Argentina para la instalación de laboratorios de alto nivel.  Nuestra idea es poder instalar un laboratorio que brinde servicios a los investigadores del país y de países vecinos, así como también a otras instituciones y a la industria nacional que necesiten de estos análisis.

Es mi intención también al estar de regreso poder continuar con las investigaciones en ballena franca que permitan incrementar nuestro entendimiento sobre las necesidades de conservación de las ballenas y su ecosistema en Península Valdés y el Atlántico sur. El equipo del ICB ha realizado un trabajo admirable en la conservación de las ballenas en general y de las ballenas francas en particular. Ahora ya de regreso y con la experiencia ganada durante estos años de estudio y trabajo en Estados Unidos espero poder aportar mi granito de arena!

Por último quiero agradecer a todos los adoptantes y colaboradores del ICB que hacen que muchas de nuestras tareas, desde la investigación científica hasta la educación y difusión sean posibles.

¡Muchas gracias!

Se puede difundir citando la fuente. (C) Instituto de Conservacion de Ballenas


 Anterior Siguiente

Luciano Valenzuela durante sus investigaciones con ballenas francas en Península Valdes